Telde. Nos enseñó sus calles, mostró la melancolía de sus perfiles.

De una ciudad con encanto añejo, su cuidado patrimonio arquitectónico. Destaca un pasado esplendoroso de una urbe activa y conglomerada.

Cartel

Clases sociales pudientes, de familias hacendadas. Es el asentamiento natural de los primeros habitantes de los Faycanes. Pasajes de los años !50/70. Y en los recovecos de sus calles, retumbaron los tubarros de las motos de una juventud que imitaba al «Nieto» las «Jumaseras» de enriquecida mezcla en repasados cilindros, dejaban el aroma a un TT jurásico. Y es que en las fértiles tierras de plataneras y muros. Se escribieron lindas historias de motociclismo puro. De piques y marcas, de chavales obreros del barrio y señoritos de San Juan

 

De una emergente sociedad, que se industrializaba a pasos agigantados, y descubrieron y compartieron pasiones sobre motos. Del viejo taller de maestro Feliciano, junto al café de Segundo. Al garaje taller de Nicasio. En el callejón de la Fuente. Mecánicos de algodones de hilo. «Flor de fuentes» en la boca y manos tiznadas con el eterno mono azul. Pero esa ciudad de Telde vio florecer tiendas y talleres de linde a lindes.

 

Vio y sintió las invasiones de Maquinas inglesas, de la colonia británica, el poder brutal de la tecnología revolucionaria japonesa, las espartanas y sobrias alemanas y las ruidosas y veloces españolas. Una ciudad de catalogo de motos y movidas. Y ahora. Cincuenta años después de aquella revolución. Llega de nuevo el Viejas Glorias.

 

Para recordarnos historias de motoristas  pasajes de aquellos tiempos. Esta vez con alfombras limpias, con pulimentos que atrapan, con pasiones que enganchan
El Viejas Glorias viene a Telde, por la puerta grande, con sus mejores galas y el mensaje y tributo, es generoso en la exposición. Dedicado a la movida de los sesenta. A su música, vestimenta, valores, y material motociclista de antaño

 

Estamos de nuevo con la ilusión de los niños ante la llegada del circo. El gran espectáculo de las Viejas Glorias, un lugar donde la magia se elabora con artesanía, se manifiesta con sonrisas, se comparte con amor por lo retro
Y detrás de las cortinas, un montón de gente, contando las horas, para enseñar sus nuevas galas, sus escondidos secretos

 

Amigos, tomen asiento, ponerse cómodo y programarse. la función esta a punto de comenzar.. El circo Viejas Glorias Canarias, está merodeando la ciudad. Telde exhibirá una vez más. Su fortuna patrimonial, esta vez con clase vintage

 

Que comience la fiesta..

Deja una respuesta