Susann Hansen, el lado femenino del Team Peugeot Total

Detrás de los hombres del Team Peugeot Total hay una gran mujer: Susann Hansen. Es la Coordinadora Deportiva, una función esencial tanto para los pilotos como para los demás miembros del equipo.

Además, dos de los pilotos oficiales de los Peugeot 208 WRX tienen una relación especial con la Coordinadora Deportiva del equipo, ya que es su madre. Por sus funciones en el equipo, Susann Hansen, que es también la esposa de Kenneth Hansen, 14 veces Campeón de Europa y, actualmente, Director del Team Peugeot Total, puede seguir atentamente a sus hijos, carrera tras carrera, además de cumplir un rol esencial que va mucho más allá de ese lazo familiar.

 

En el rallycross, el Coordinador Deportivo es el director de una gran orquesta, a cargo de 40 miembros del Team Peugeot Total, que debe asegurarse diariamente del desarrollo correcto de las operaciones. Susann elabora la planificación del equipo, trabaja para que cada cosa esté en su sitio en el momento decisivo y controla que todos cuenten con la información adecuada en el instante correcto para que puedan ejercer su función cumpliendo con el reglamento y las previsiones. Esto implica, sobre todo, un intercambio permanente de información, tanto antes como durante y después de cada carrera, además de ser el punto de contacto para cualquier consulta por parte del equipo. Susann también se encarga de la seguridad en el equipo, una misión que le interesa especialmente. Debe estar lista para responder a todo tipo de preguntas sobre temas tan diversos como el plan de prevención, saber en qué momento se autoriza la presencia de las asistencias en la pista durante la competición o, incluso, conocer la dirección del dentista más cercano, por si alguno de los mecánicos sufre de un dolor de muelas repentino.

Este rol polivalente requiere múltiples cualidades: organización, rigor, capacidad de reacción, disponibilidad y, sobre todo, una gran experiencia. Algo que Susann tiene para dar y tomar, no sólo entre bastidores sino también en primera línea.

 

En 1994, esta mujer sueca, con una trayectoria excepcional, fue la primera fémina en alzarse con un título europeo de Rallycross, al ganar la categoría 1400 ante todos sus rivales masculinos. Estos resultados, que no han vuelto a repetirse, le dan una perspectiva muy valiosa en su trabajo, ya que comprende tanto el punto de vista de los pilotos como el del resto del equipo, toda una ventaja cuando hay que hacerse oír en un entorno predominantemente masculino.

“1994 fue un año increíble, muy especial, tanto para Kenneth como para mí: los dos ganamos el Campeonato de Suecia y el Campeonato Europeo en distintas categorías. Timmy tenía 2 años y viajaba con la familia y un pequeño equipo. Recuerdo el día en el que gané el título continental en Alemania. Fue como volar, como estar en un sueño. Estoy muy agradecida por haberlo podido conseguir y tengo que reconocer que Kenneth ha sido siempre mi principal apoyo”. Cada vez que he tenido dudas sobre mi talento o mi habilidad para conseguir algo, siempre ha estado ahí para animarme diciendo: “claro que puedes lograrlo”.

 

Susann es una defensora apasionada de los derechos de las mujeres, tanto en los circuitos como en los demás aspectos de la vida. Desearía ver un mundo en el que cada mujer pudiera tener las mismas oportunidades que los hombres: “No hay demasiadas mujeres en los deportes del automóvil y aún menos mujeres piloto. Se trata de una situación bastante triste. De hecho, en mi época había más presencia femenina en esta disciplina. Estoy muy orgullosa de haber podido demostrar que ser una mujer o un hombre no importa si crees en ti”. Con el apoyo de la familia y los amigos, nada es imposible”.

 

“En este mundo, subraya, a veces es difícil ser tratada en pie de igualdad, pero es una lucha que se da en toda la sociedad”. Sin embargo, trabajar durante todos estos años en un entorno tan competitivo y tan sumamente masculino como el del rallycross no parece ser un freno para Susann Hansen. “No he conocido otra cosa: para mí es lo normal”, añade sonriendo. “El WRX es mi vida desde hace más de 25 años. Y tener la oportunidad de compartir esta pasión con mis hijos es la felicidad absoluta”.

 

Susann vive día a día su amor por el deporte, su familia y su trabajo con un compromiso y una generosidad fuera de lo común, algo positivo para sus hijos Timmy y Kevin, pero también para el conjunto del Team Peugeot Total.


¿Y tú qué opinas al respecto? Deja tu comentario!