Pepe Juan se reencuentra con la afición en Moya

Pepe J Torres con su BMW M3 E46 y su equipo TRT le dedica la Subida Villa de Moya a su señora madre que ha fallecido recientemente.

Esta vez no va para ustedes… Esta carrera se la dedico a mi madre que hace poco se nos fue. También agradecer a todas las personas que me han arropado en todo este maltrecho momento. Darle las gracias a todos por el calor recibido en este reencuentro con amigos y compañeros de batallas.

 

Ya centrándonos en la carrera, estamos muy contentos con las mejoras realizadas en el vehículo, aunque nos falta encontrarle ese punto a la suspensión, y sobre todo poder hacer carreras con neumáticos nuevos, no como los que llevamos usados con más de tres años de antigüedad. Esperamos que para la próxima estemos con “zapatos nuevos”.

Salimos a la manga de entrenos a tantear, y nos dimos cuenta rápidamente que habíamos perdido ritmo después de dos años, con lo que estamos oxidados aún, pero poco a poco fuimos metiéndonos en la carrera. Ya en la primera oficial bajamos casi 11 segundos, aun así pudimos bajar el récord de Grupo T, que tenemos desde el 2016. Pero en la siguiente manga ya los neumáticos no podían más, cediendo más de 3 segundos con respecto a la anterior. Un 9’5 (nunca doy un 10, todo es mejorable) a la organización de la 15 Subida Villa de Moya, por su buen hacer, colaboración y coordinación en todo momento.

 

Agradecer también las ayudas recibidas por los colaboradores y patrocinadores que han hecho posible mi vuelta a las carreras, y por supuesto a la Escudería Gran Canaria. Siempre digo lo mismo, vale la pena todo el esfuerzo por volver a verlos. Gracias a todos. Señala Pepe Juan Torres

Deja un comentario