Nani Roma y Laia Sanz ya están en casa

“Lástima del tiempo que perdimos el segundo día, pero hemos aprendido mucho de la experiencia”, explica el de KH-7, 6º en coches y mejor piloto español de todas las categorías.

 Llegada_dakarianos_1

  • “Ha sido el Dakar más extraño de los seis que he terminado y con un nivel brutal, aunque sé que puedo estar más arriba”, afirma Laia Sanz, 15ª clasificada en motos.

Esta tarde ha vuelto a casa el grueso de la expedición dakariana de KH-7. Nani Roma y Laia Sanz han sido recibidos como auténticos héroes por familiares, amigos y aficionados a su llegada al aeropuerto de Barcelona, donde han coincidido en destacar las atípicas condiciones que han rodeado a la presente edición del Rally Dakar 2016.

 

Nani Roma ha sido el mejor español clasificado de todas las categorías del Rally Dakar. En su 20ª participación, ha concluido en sexto lugar en el apartado de coches después de protagonizar una espectacular remontada al volante de su MINI ALL4 Racing del equipo alemán X-raid. De no ser por los tres cuartos de hora perdidos en el fango el segundo día, hubiera tenido opciones de terminar en el podio, quién sabe si incluso revalidando el título conseguido en 2014.

 

“Todos tenemos desgracias que explicar en un Dakar, aunque lo que más rabia me da es que lo nuestro sucedió en una etapa teóricamente fácil en la que fallamos. No sólo fue el tiempo que perdimos ese día, sino los problemas que ello nos provocó después, al salir tan retrasados. Nunca sabremos qué hubiera pasado si no nos quedamos en el barro, ni vale la pena darle más vueltas”, ha comentado Nani Roma que ha viajado junto a su esposa Rosa Romero, participante dakariana en moto. A ambos les aguardaban en la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat por sus hijos.

 

El piloto de KH-7, bicampeón del Dakar en moto (2004) y coches (2014) ha aprendido cosas positivas en esta edición: “Creo que hicimos hecho una buena segunda semana aunque nos ha faltado más etapas con dunas y arena. No estoy contento con el sexto puesto y tampoco le doy mucha importa a ser el mejor español, porque yo lo que quería era el título. Peugeot nos ha sorprendido, sobre todo en las jornadas más rápidas, aunque MINI también han hecho un buen trabajo. A nivel personal, sin duda, lo más positivo es el buen trabajo realizado junto a mi copiloto Álex Haro y lo mucho que hemos aprendido en nuestro primer Dakar juntos. Espero volver el año que viene para luchar por el triunfo”.

 

Laia Sanz regresa con su sexta participación consecutiva, su sexto Dakar terminado -una estadística fuera de lo común- y siendo por sexta vez la mejor piloto femenina en la competición más dura del mundo. Y no sólo eso, en su debut con el del KTM Factory Rally Team, la 17 veces campeona del mundo ha logrado un sufrido 15º puesto absoluto, un resultado con tintes heroicos tras tener que completar los últimos tres días de competición con fiebre por unas inoportunas anginas y un esguince de clavícula al manillar de su KTM 450 Rally.

 

Antes de empezar hubiera firmado un resultado como éste pero después de cómo ha ido todo creo que hubiera podido estar más adelante. El Dakar es una carrera larga no siempre puede salir todo bien. Ha pasado de todo pero aún así he estado bien clasificada y con buenas sensaciones. Estoy contenta porque terminar seis de seis Dakar no es nada fácil”, ha reconocido Laia Sanz.

 

Respecto a las particularidades de esta edición, la piloto de KH-7 ha subrayado que “ha sido el Dakar más extraño de los seis que he disputado. El nivel ha sido brutal, pero sobre todo porque ha sido una carrera muy rápida. Los días que hubo navegación vimos un Dakar distinto y con más etapas así habrían cambiado mucho las cosas. Eso me hace ser optimista porque sé que puedo estar más arriba. Ahora, a descansar y luego, a pensar en lo que hay que mejorar y a empezar a pensar en preparar el siguiente”, ha explicado la pluricampeona de KH-7 rodeada de familiares y su inseparable mascota, una perra llamada ‘Cas’ que le ha echado mucho de menos estas dos semanas.

 

Junto a Nani Roma y Laia Sanz también ha brillado en el Dakar 2016 el KH-7 Epsilon Team de Jordi Juvanteny y José Luis Criado que han logrado cumplir un viejo objetivo, al conquistar por primera vez desde que empezaron a competir juntos en 1995, su primer título de Producción. El equipo español con más participaciones a sus espaldas -con 25 y 26, respectivamente- ha sumado también su 13º trofeo del apartado de camiones 6×6.

 

Por sexto año consecutivo, la marca líder en limpiadores de cocina KH-7 ha contado con participantes destacados en las tres categorías de motos, coches y camiones. Todos ellos han completado a base de voluntad y sacrificio los 9.000 kilómetros, repartidos en 13 etapas por Argentina y Bolivia, en las que se han encontrado lluvias torrenciales, altitud de hasta 4.600 metros, temperaturas extremas y toda clase de contratiempos que les convierten en auténticos héroes.

 

Deja una respuesta