Jair Ghuneim y Nazer Ghuneim con el Citroën cuarto de la Copa 1600

El equipo formado por Jair Ghuneim y Nazer Ghuneim con el Citroën Saxo VTS terminan decimonovenos en el Rallysprint Atogo.

Hola de nuevo seguidores. Ahora si toca comentar el lado deportivo y al tiempo hacer una reflexión de lo acontecido. Es difícil no ser emotivo cuando estas copilotando a tu hijo intentando que vaya lo mas rápido posible y transmitiendo serenidad y sangre fría para gestionar las situaciones de peligro. Esta madurando como piloto y aunque joven aun, esta demostrando un arrojo, atrevimiento y valentía fuera de lo común para las posibilidades de su coche, ahí están los tiempos que lo reflejan.

Hemos tenido una semana muy apretada y cansada pero el esfuerzo y sacrificio ha dado su fruto y desde luego el artífice de participar finalmente en el Rallysprint Atogo ha sido mi hijo Jair Ghuneim, que ante todas las adversidades surgidas se empeño en continuar. Y por supuesto, y aunque se me pueda olvidar alguno, quiero agradecer a todas esas personas o entidades que le han ayudado a estar en carrera (#motorvalle , Leemotorsport, TNR, Imprenta Veracruz, Cerrajería Domi Guerra, («Los ingenieros» Cristo y José ) ) y todos los que de alguna manera le han echado un cable.

Dentro de lo deportivo, se trataba de utilizar esta prueba para configurar el coche, suspensiones, alturas, rendimiento motor (set up) y aun así imprimimos un alto ritmo teniendo como referencia los saxos «pepinos» y desde luego no estábamos muy lejos, aunque para estar cerca hallamos tenido que ir volando y saltando por Atogo y jugándonos el bigote en muchas ocasiones, así que la conclusión es muy positiva.

En cuanto a una reflexión y espero sirva para muchos que nos gusta este deporte, hemos estado todos los días de la semana previa trabajando en el coche y acostándonos a las tres de la madrugada inclusive el día previo a la prueba de tal manera que salimos simplemente con una hora y media de sueño y sin tener tiempo alguno de reconocer el tramo ni una vez. (Sus notas las elabore en casa tirando de memoria, he pasado por ahí un montón de veces) por lo tanto las primeras pasadas corregíamos. Una locura por supuesto y en ese sentido no se lo recomiendo a nadie. Es un deporte de mucho riesgo que exige máximo descanso para rendir y que todos los sentidos estén alerta.

Al final tras hidratarnos mucho, aporte nutricional y con estimulantes líquidos pudimos mantener el tipo y lograr ese 19 de la general y 4 de la copa y darle las gracias en forma de resultado a todos los que nos apoyan. Mi consejo no hagan esa praxis nunca. A nosotros nos salió bien pero no hay que tentar la suerte.
Buen domingo a todos. Por cierto enhorabuena a la organización creo que podemos contar con todos por su comportamiento para seguir teniendo pruebas en Tenerife.

Deja una respuesta