El Volkswagen Polo N1, esta vez pilotado por Borja Oliva, ya sabe lo que es subirse al podio

 

 

– El equipo apoyado por Hydrographics Canarias y Motor Telde fue tercero entre los Turismos de la recuperada Subida de Tejeda.

 

Kilómetros y más kilómetros. Esa es la premisa fundamental en estos primeros escarceos del Volkswagen Polo N1 en las carreteras canarias. Por ello, la llegada de nuevo al calendario de la Subida de Tejeda ha venido como anillo al dedo, y es que su tortuoso recorrido al más puro estilo de un tramo de rallyes significaba todo un banco de pruebas para seguir evolucionando y adaptando esta máquina al gusto de sus dos pilotos.

 

Hacerlo hablar canario. Esa famosa frase prácticamente olvidada es la que tienen en mente todos los componentes de un equipo que en Tejeda mostraba la imagen de sus patrocinadores principales: Hydrographics Canarias, Neumáticos Motor Telde, Zeta Tyres, 5 MotorSport, Disreca, Oscar Sport, Jesport.es, Dmack Tyres y MotorADiario.com. Esta vez con Borja Oliva al volante la tarea estaba clara, y ésta no era otra que trabajar en la estabilidad y la tracción, entendiendo por ello todo lo que va desde el neumático que pisa el asfalto hasta el conjunto de las suspensiones.

 

Con todo, la mala suerte se cebó con el equipo, ya que un leve toque en el frontal izquierdo del Volkswagen Polo N1 hacía que la primera manga de entrenamientos prácticamente no ofreciese ningún tipo de información. “Fue una pena, pero por suerte pudimos recuperarnos para seguir con el plan de trabajo”, dijo Borja Oliva nada más volver de regreso a la zona de asistencia. Y así, con sólo leves daños de carrocería, el ‘proto’ estaba en perfecto orden de marcha. Su tiempo en la primera manga oficial (4:15.960) así lo confirmaba, un registro que ya les dejaba a las puertas del podio entre los Turismos. “El trabajo en detalles de la suspensión y con estos neumáticos DMACK empezaban a darnos confianza”, una lectura positiva si tenemos en cuenta el especial trazado de la Subida de Tejeda, un auténtico reto donde conseguir un buen balance del coche no es fácil. Y las sensaciones no sólo eran buenas, sino que se plasmaban sobre el papel. La manga definitiva, y a pesar de saltarse un cambio a escasos metros de la línea de meta, así lo reflejaban. Borja Oliva detenía el cronómetro en 4:11.259, cerca de un segundo por kilómetro más rápido que en el intento anterior a pesar del incremento de la temperatura del asfalto. “Sin duda acabamos con buen sabor de boca”, aseguró el piloto grancanario, que firmó una fantástica tercera plaza entre los Turismos.

 

Borja Oliva volverá a ser el siguiente en ponerse a los mandos del Volkswagen Polo N1, será a mediados de mayo con motivo de la Subida a La Pasadilla, del Campeonato Autonómico.

Deja una respuesta