Albert Llovera:”Hoy ha sido un día muy duro, nos ha pasado un poco de todo”.

22ª posición para el Iveco 517 del Team de Rooy-Petronas. 13o en la general.   

La etapa con principio y final en Wadi Al Dawasir, con un recorrido total de 716 km, (477 km, cronometrados y 239 km, de enlace) ha sido una verdadera encerrona para muchos de los participantes que siguen en carrera.

En esta ocasión, los que tampoco se han librado de los problemas con la mecánica y con la arena han sido  Albert Llovera-Marc Torres-Ferrán Marco. Cruzaron la línea de llegada en la 22a posición, después de superar los 477 km cronometrados en un tiempo de 6h08’51”.

A pesar de no tener su mejor día en el Dakar 2020, el IVECO 517 del equipo holandés, con Moi Torrellardona al frente, han mejorado una posición en la general provisional. Ahora ocupan la 13a posición a más de 7 horas de Karginov, pero con un rival directo por detrás (Richard de GROOT) a menos de 2’.

Para los Kamaz, todo sigue igual.
Andrey Karginov ha conseguido otro triunfo (el cuarto) en el Dakar Saudí. Los cuatro vehículos del equipo ruso se han situado entre los cinco mejores de la etapa y tan solo el piloto checo Ales Loprais se ha podido intercalar entre los Kamaz.
El mismo Karginov y Shibalov siguen la frente de la provisional de la categoría ampliando un poco más las distancias sobre el piloto de Bielorrusia, Siarehi Viazovich, que ahora ya acumula más de 1 hora de desventaja.

Problemas mecánicos desde el mismo inicio.
En el mismo inicio de la competición han empezado los problemas en los mandos del camión de Llovera-Torres-Marco. El piloto de Andorra la Vella nos lo explicaba de la siguiente manera: Se han roto los cables del potenciómetro del acelerador. Hemos tenido que parar para realizar una reparación de urgencia en los mandos para recuperar el sistema anterior. Un sistema menos efectivo, además de ser un castigo para mis brazos. Además esto nos ha sucedido en una etapa en que había dunas desde el km 1, de la etapa.

En la continuación los problemas han sido con la arena: Nos hemos enganchado en una duna inmensa y hemos estado 1 hora para salir del atolladero.
A partir de aquí y después de marcar en un control de paso, hemos intentado adaptar otro potenciómetro al acelerador y a pesar de no funcionar tan bien como el original ha servido para llegar al final con menos esfuerzo.
Ha sido una etapa muy dura, normalmente Jordi Zaragoza (osteópata) hace un milagro conmigo cada día pero hoy se tendrá que esmerar un poco más.

Mañana etapa con cambio de escenario.
La 9a etapa se disputará entre Wadi Al Dawasir y Haradh, la etapa en conjunto más larga de la presente edición del Dakar. En total los equipos que siguen en carrera tendrán que superar un enlace de 476 km, y una especial cronometrada de 410 km. En total casi 900 km, en los que cruzarán Arabía Sudí de oeste a este.

Este largo recorrido se hará en su mayoría, por terrenos duros y rotos en los que ir más rápido de lo aconsejable puede tener consecuencias nefastas.
Tal como están las fuerzas de los participantes y de castigadas las mecánicas, la etapa de mañana puede ser un filtro para que vayan quedando los más fuertes en competición. Si se cumplen las previsiones será un día para los brazos y muñecas de Llovera.

Deja un comentario